EL CONGRESO DE LOS PUEBLOS  UNA  ALTERNATIVA DE PODER POPULAR

 

En octubre del 2010 con la celebración de los 200 años de independencia de Colombia, se da inicio a la inauguración del Congreso de los pueblos,  iniciativa debido a  la resistencia social  del suroccidente colombiano , contra la violencia, impunidad y e injusticias   de los gobernantes de este país,  a la cual  diferentes organizaciones  sociales, políticas, deciden dar un paso a delante   en la construcción de una nueva Colombia, es así como nace  el congreso de los pueblos, con la participación de 212 organizaciones indígenas, campesinas, afro descendientes de las zonas Caribe y pacífica, juventud, mujeres, desplazados, desempleados, destechados,  trabajadores, agrupamientos urbanos,  y algunos sectores de la izquierda, procedentes de todo el país, con el objetivo de romper el individualismo que caracteriza las organizaciones sociales del país y trascender a otros estadios de poder popular. Así mismo con el propósito de una trasformación de la sociedad colombiana, golpeada por los problemas de pobreza, exclusión y corrupción,  igualmente en la buscada de un proceso de unidad tan necesario en nuestro país, se da este proceso  importante de participación y movilización, llamado congreso de los pueblos.

 

En ese recorrido se han venido organizado varias reuniones en diferentes ciudades  del país como Bogota, Cucuta y ahora Cali, municipio de Valle del Cauca, el cual albergo a la  III comisión política  del congreso de los pueblos, a la que asistieron organizaciones de diferentes sectores del país,  en abril del 2011,  con el fin de ir dando cuerpo  a la propuesta en construcción del congreso de los pueblos, con el objetivo de trabajar sobre e ejes temáticos como fueron  tierra, territorios y soberanía, derechos de los pueblos y Paz,  Guerra e impunidad, que permitieron   organizar un plan de trabajo conjunto con las diferentes organizaciones y gente que le apueste a una Colombia diferente. La agenda se encamino a la  discusión de  estas temáticas ya mencionadas, la socialización de experiencias,   luchas y las resistencias de las regiones  por los atropellos que se vienen dando a diario en las sectores rurales y urbanos  y  a la cual salieron propuestas  como el congreso nacional  de tierras, territorios y soberanía, con el propósito de articular los diferentes procesos de resistencia al despojo, así como  alternativas expresadas en planes propios de vida, mandatos populares, mercados campesinos, fortalecimiento de acueductos comunitarios, retorno a los territorios, un catastro alternativo, el mandato agrario, el rescate de semillas, la producción agroecológica, entre muchas otras, para la movilización y construcción territorial de las luchas y reivindicaciones de todos estos sectores y demás procesos  por la defensa de las tierras, territorios y las soberanías populares.

 

En esta dinámica salieron diversas propuestas como el congreso de estudiantes, el congresos del suroccidente colombiano, el congreso de mujeres para ir articulando, procesos abiertos de participación popular, encaminados a la construcción colectiva de un proyecto de sociedad.

 

El congreso de los pueblos es una apuesta que está en construcción y depende de todos y todas hacerla realidad, es un proceso que parte de romper esquemas y que tiene que seguir en esa vía, para seguir consolidando paso a paso trasformaciones locales, regionales e ir llegando a los nacionales, con  legislaciones propias de poder popular que vayan generando,  embriones de poder y semillas de esperanza de que otra Colombia es posible.

 

--Luz Marie Reina