Poemas de Sheyla Bravo Velásquez

 

1

¿Qué será de ti

alma mía

ahora que ya tu envoltura carnal

se agota?

tengo miedo y frío

sé que estoy completamente sola

en este terrorífico trance

y que nadie sino yo misma

me ayudará

Oh hermana

cruel y dolorosa ajusticiadora

permíteme conocer en paz tu misterio

Ayúdame  a aceptarlo

ahora que estoy por emprender esta larga

tal vez eterna travesía.

por sheyla bravo

 

2

¡Todo acaba!

¡nace todo con mandato de morir!

 

¿Hasta cuando no veremos

el fulgor del infinito?

sin tener que involucrarnos

en vivencias ilusorias

que se pierden en la nada?

 

Todo cesa

masticado y devorado por la muerte

 

¡Todo acaba!

 

3

Espejos sombríos

presagian una difunta

que me mira espectral y triste

 

Me persigue en sueños un gemido

el llanto de un viudo necrófilo

que anhela la podredumbre de la esposa

 

Rondándome como pájaro carroñero

una máscara sin rostro me huele a la distancia

relamiéndose por lo que será su próximo bocado.

 

4

Me llama

me enamora Tánatos

hermética soledad del abismo

clausura eterna

pero para siempre por siempre paz

 

Como un seductor envolvente

que pronto será invencible

me llama.

confecciona con primor sarcófagos

que acunarán los rigores de mis tristezas

 

Espiral imantada que absorbe

hacia sus raíces me

llama

me enamora con la promesa de otorgarme

una paz que sería realmente eterna

 

Fascinada por el tiempo que se deshace

poco a poco me dejo poseer por los arrullos

de este amante que nunca me abandonará.

 

5

Acéptame también como demonio

Como buitre que ronda su propia muerte

Como encarnación de lo siniestro

como al mal

 

Acepta mi parte oscura

mi ser malvado

y los errores producidos por mi sombra

 

De tanto rodar por los arrabales

como ángel caído que se ha olvidado de su luz

estoy llena de vicios y de deseos

de corrupciones

de marañas y arrebatos

de odio y de lujuria

de orgullo, de codicia

de pereza

de celos, de mentira

y de todo tipo de fantasmas

que me acusan y me persiguen

 

Acéptame como bruja

como manipuladora de mí misma

y de mis semejantes

con este rostro mío sarcástico

que se burla de mí desde mi propia mente

por mis ansiosos deseos de alcanzar la santidad

acepta la locura que me corroe

que me lleva a disfrazarme de tantos personajes confusos a la vez

 

Acepta mi mal y ayúdame a aceptarlo

Ayúdame a transformarlo desde mi más profunda

Oscuridad

Y desde el conjunto de todo lo que soy.

 

 

6

Tal vez pecadora

Ante la visión humana de la ley de Dios

¡ególatra!

me acusarán los inquisidores

Y seré su reo con carga de apostasía

 

El desde todas partes

bendiciéndome por comprender su legado de libertad

sonríe en mi corazón.