Jornada Nacional e internacional de Foros de difusión del proyecto zapatista 

Campaña Miles de Rabias, un corazón 

Tema: La educación en el proyecto zapatista 

 

Algunos datos contextuales como introducción sobre el zapatismo 

 

por Jesús Serna Moreno

 

Un hombre que se conforma con obedecer 

a leyes injustas, y permite que pisen el país en 

que nació los hombres que se lo maltratan, no es 

un hombre honrado...  En el mundo ha de haber  

cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad 

de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre 

otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. 

Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los 

que le roban a los pueblos su libertad, que es robarles 

a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de  

hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. 

José Martí. 

 

Para hacer el análisis de los aportes del zapatismo en el terreno de la educación, de las autonomías y en medio de la lucha de los pueblos indios de México y América Latina por lograr su autodeterminación y una nueva forma de hacer política, hacen falta muchas jornadas como estas que se han llevado a cabo esta semana. Pero, con todas las limitaciones del caso, aquí estamos para refrendar lo valioso de haber emprendido este esfuerzo que ya se hacía necesario gritar “existen miles de rabias un corazón, ¡Vivan las comunidades zapatistas!  

En esta breve intervención quisiera destacar por un lado el carácter indígena de este movimiento que tuvo su antecedente histórico en la comuna de Morelos. Asimismo, abordo el contexto del levantamiento de 1994 como iniciador de un altermundismo antisistémico que renovó la lucha después de que se había declarado el supuesto fin de la historia y la muerte de los enemigos del capitalismo a nivel mundial. Y, por último, me referiré a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y su vigencia plena de enseñanzas como expresión del sentir más profundo de las comunidades zapatistas y su llamado al los pueblos de México, de América Latina y de todo el mundo. 

El levantamiento indígena chiapaneco es zapatista porque se ha inspirado en la figura de Emiliano Zapata, indiscutiblemente el representante de la Revolución mexicana más ligado al pueblo. El símbolo de la lucha más intransigente y radical. El que nunca se vendió. El que murió con sus principios íntegros y su dignidad incólume. El circo con el que se celebra la revolución en México, derroche de dinero y de estulticia por parte de los peores enemigos que sigue teniendo hoy en día la revolución. Una clase política corrompida hasta el tuétano y un gobierno fascistoide sostenido por los militares no pueden realizar sino actos vergonzosos de ridícula espectacularidad por el centenario de la revolución y el supuesto bicentenario de la independencia. 

(en el texto titulado “La independencia que no fueEduardo Galeano, autor de “Espejos” en donde se incluye el texto que aquí comentamos, nos habla de la triste suerte de los emancipadores latinoamericanos. En México les hacen estatuas a los héroes de la independencia y también a los héroes de la revolución. Y cada vez hay más héroes anónimos. Como los muertos en Oaxaca durante el movimiento de la APPO o como Alexis Benhumea en Atenco. Estos héroes pertenecen a los que se ubican abajo y a la izquierda. En el texto arriba mencionado, Eduardo Galeano nos recuerda lo que escribió en un muro de Quito una mano anónima: “último día del despotismo y primero de lo mismo”. En México cada sexenio hablamos de más de lo mismo. Los de arriba pregonan a los cuatro vientos el cambio con cada nuevo presidente, mientras los de abajo continuamos pensando igual que Antonio Nariño: sólo “hemos mudado de amos”). 

Los indígenas, los campesinos, los obreros, los trabajadores en general están ausentes en estas fiestas de los que siguen asesinando a diario sus anhelos de una vida más digna, más justa, más humana. 

En cuanto a los antecedentes del zapatismo actual, y el carácter indígena de la lucha comunitaria y anticapitalista quisieramos apuntar aquí algunas reflexiones. Pocas veces se dice, pero el movimiento de Emiliano Zapata contó con bases de origen indígena. Los creadores de la experiencia emblemática del comunitarismo rebelde en el Estado de Morelos eran comunidades con una clara conciencia de su pasado enraizado en el México profundo y mesoamericano. Por eso, quizá, no debiera sorprendernos que los indígenas hayan tomado en forma decidida y lúcida la estafeta zapatista durante los últimos años. Que muchas de las organizaciones campesinas e indígenas en nuestro país lleven el nombre o el apellido de Zapatistas y que éste sea un componente fundamental en las siglas que las identifican. Por esa experiencia que fue la comuna de Morelos, aún hoy los campesinos gritan que Zapata vive la lucha sigue. 

Sobre zapata los indígenas chiapanecos, los neozapatistas, han dicho en sus propias palabras: 

Y cuentan los más viejos entre los viejos de la comunidades que hubo un tal Zapata que se alzó por los suyos y que su voz cantaba, más que gritar, ! Tierra y Libertad ! Y cuentan estos ancianos que no ha muerto, que Zapata ha de volver. Y cuentan los viejos más viejos que el viento y la lluvia y el sol le dicen al campesino cuándo debe preparar la tierra, cuándo debe sembrar, cuándo cosechar. Y cuentan que también la esperanza se siembra y se cosecha.” 

“Hubo un hombre que, caminando su palabra desde lejos, a nuestra montaña llegó y habló con la lengua de los hombres y mujeres verdaderos. Era y no era de estas tierras su paso, en la boca de los muertos nuestros, en la voz de los sabedores ancianos, caminó su palabra de él hasta el corazón nuestro...” 

“Votan Zapata, luz que de lejos vino y aquí nació en nuestra tierra ... Votan Zapata, tímido fuego que en nuestra muerte vivió 501 años. Votán Zapata, nombre que cambia, hombre sin rostro tierna luz que nos ampara... Vino viniendo Votán Zapata. Nombre sin nombre, Votán Zapata miró en Miguel, caminó en José María, Vicente fue, se nombró en Benito, voló en pajarito, montó en Emiliano, gritó en Francisco, vistió a Pedro...” 

“Es y no es todo en nosotros ... caminando está ... Amo de la noche ... Señor de la montaña ... Nosotros ... Votan, guardián y corazón del pueblo. Uno y muchos es. Ninguno y todos. Estando viene. Votán Zapata, guardián y corazón del pueblo” 

Así es como ha surgido un movimiento indígena por su composición pero cuya concepción no es etnicista. Es decir no se agota en los estrechos marcos de las reivindicaciones de contenido étnico. Su visión es mucho más amplia y ni siquiera se reduce a lo nacional. Han sido inspiración incluso de los movimientos altermundistas o antisistémicos a nivel mundial. 

La consigna: otro mundo es posible ha dado origen a este movimiento altermundista en el cual han convergido fuerzas tales como la sociedad civil, los partidos y las organizaciones políticas de izquierda, los movimientos sociales en un amplio espectro de fuerzas políticas y sociales y organizaciones no gubernamentales del mundo entero. Ese contexto histórico que dejó atrás la muerte de las revoluciones en el mundo surge con el movimiento zapatista cuyo levantamiento en Chiapas en enero del 94, marcó el inicio de una nueva época. Por ello sigue siendo hasta ahora, el más creativo, sorprendente y esperanzador de cuantos han aparecido durante los últimos años. Ya en el 96 los zapatistas convocaron a todos los que en el mundo estuvieran contra el neoliberalismo y por la humanidad a reunirse en la zona de conflicto en Chiapas para llevar a cabo el primer encuentro “intergaláctico”. Italianos, brasileños, argentinos, franceses, españoles, japoneses, australianos y habitantes de muchos otros rincones de nuestro planeta y de otros mundos, que también fueron invitados, estrecharon lazos de hermandad pero también defendieron tesis diferentes y distintos planteamientos en cuanto a la política, la economía, la cultura y otros muchos temas que se propusieron para la discusión. 

En el mensaje de bienvenida, la comandante nombrada para el caso nos recibió a todos con las siguientes palabras: “detrás de nosotros, dijo, estamos ustedes”. 

Con estas sencillas palabras se nos introducía de golpe a la profundidad del pensamiento indígena, y durante todas las sesiones la discusión en las diversas mesas contó siempre con intervenciones esporádicas de los zapatistas invitándonos a hablar a que les comunicáramos cómo la veíamos. Dispuestos siempre a aprender, única actitud que permite lograr, como pudimos observar en el caso de ellos, la posibilidad de prodigar las más ejemplares y sentidas enseñanzas. Con sencillez, pero con hondura, sus preguntas, sus requerimientos, iban siempre al punto de la discusión. Cuando los foráneos preguntaban sobre cuáles eran las alternativas que el zapatismo proponía para el movimiento contra el neoliberalismo, la respuesta era siempre la misma: nosotros no tenemos una alternativa, no podemos tenerla. Los invitamos para que juntos tratemos de construirla. 

Ésta ha sido su forma de enseñar, su método ha sido la de caminar preguntando y, con su ejemplo han mostrado un camino signado por una nueva forma de hacer política. Nos mostraron, por ejemplo, en qué consiste la solidaridad pero con dignidad. Es decir, nada de ayuda a los pobrecitos indios, nada de lástima o compasión. Si nos dan algo, dijeron, lo aceptamos siempre que no sea personal sino para las comunidades. Si nos apoyan nosotros tratamos de corresponder. Si apoyamos ofrecemos lo que podemos dar dentro de nuestras posibilidades. Por eso no se interrumpe el peregrinar de contingentes solidarios de todas partes del mundo por territorio zapatista. Si se les invita a enviar mensajes de saludo a dichos actos, ellos diferencian muy bien, entre las reuniones en que se habla como en un foro, desde la tribuna y las reuniones en donde se habla sin discursos verticales que se prestan para las posturas protagónicas. 

En la Sexta Declaración de la Selva Lacandona dejan muy claro estos puntos. 

Sexta Declaración de la Selva Lacandona. 

En este importante documento el EZLN se propone como objetivos fundamentales realizar un diagnóstico de la situación actual de las luchas en todo lo largo y ancho de la geografía Mexicana a través de una CAMPAÑA NACIONAL  que, a su vez, promueva y apoye la construcción de otra forma de hacer política, de un programa de lucha nacional y de izquierda, y que pugne por una nueva constitución. 

Llama la atención en este documento un cambio central en la definición de la lucha: se llama a conocerse entre sí y a unirse en un mismo esfuerzo a todas las organizaciones y a individuas e individuos dispuestos a luchar juntos contra el sistema capitalista. Este carácter anticapitalista de lo que es la Otra campaña hace un llamado a la gente digna y rebelde a construir DESDE ABAJO Y POR ABAJO una alternativa al neoliberalismo globalizado. 

El texto está dividido en seis apartados: I. De lo que somos, II. De donde estamos ahora, III. De cómo vemos el mundo, IV. De cómo vemos a nuestro país que es México, V. De lo que queremos hacer y el VI: De cómo lo vamos a hacer. 

En el primer punto se relata lo que ha sido el desarrollo del proceso desde el levantamiento en 1994 hasta el no reconocimiento de los derechos y cultura indígenas por los partidos políticos PRI, PAN y PRD después del largo y difícil intento de lograr la paz con dignidad junto a la sociedad civil que los apoyó. 

En el segundo, tras resistir los 12 años de guerra “de ataques militares, políticos, ideológicos y económicos, de cerco, de hostigamiento, de persecusiónno haber sido vencidos ni haberse rendido, por el contrario han logrado avances y se han fortalecido. Así, ante el peligro de perderlo todo si continúan como están, deciden arriesgarse y dar un paso peligroso tratando de avanzar en la lucha indígena uniéndola a la de los obreros, campesinos, estudiantes, maestros, empleados, es decir, los trabajadores de la ciudad y del campo. 

En el tercer punto, se analiza al capitalismo como sistema social en donde el capítal manda y explota a la clase trabajadora. Su carácter mundial actual en lo que se llama Globalización neoliberal. Pero, por otro lado, se reconoce cómo la resistencia y rebelión se globalizan también. He aquí unos fragmentos: 

“Pues vemos que el capitalismo es el que está más fuerte ahorita. El capitalismo es un sistema social, o sea una forma como en una sociedad están organizadas las cosas y las personas, y quien tiene y quien no tiene, y quien manda y quien obedece. En el capitalismo hay unos que tienen dinero o sea capital y fábricas y tiendas y campos y muchas cosas, y hay otros que no tienen nada sino que sólo tienen su fuerza y su conocimiento para trabajar; y en el capitalismo mandan los que tienen el dinero y las cosas, y obedecen los que nomás tienen su capacidad de trabajo.” 

“Y también el capitalismo hace su riqueza con despojo, o sea con robo, porque les quita a otros lo que ambiciona, por ejemplo tierras y riquezas naturales. O sea que el capitalismo es un sistema donde los robadores están libres y son admirados y puestos como ejemplo.” 

“Y, además de explotar y despojar, el capitalismo reprime porque encarcela y mata a los que se rebelan contra la injusticia.” 

“La globalización neoliberal quiere destruir a las Naciones del mundo y que sólo queda una sola Nación o país, o sea el país del dinero, del capital. Y el capitalismo quiere entonces que todo sea como él quiere, o sea según su modo, y lo que es diferente pues no le gusta, y lo persigue, y lo ataca, o lo aparta en un rincón y hace como que no existe. 

“Entonces, como quien dice que resumiendo, el capitalismo de la globalización neoliberal se basa en la explotación, el despojo, el desprecio y la represión a los que no se dejan. O sea igual que antes, pero ahora globalizado, mundial.” 

“Y todo esto que vemos nos produce gran asombro por ver la estupidez de los neoliberalistas que quieren destruir toda la humanidad con sus guerras y explotaciones, pero también nos produce gran contento ver que donde quiera salen resistencias y rebeldías, así como la nuestra que es un poco pequeña pero aquí estamos. Y vemos todo esto en todo el mundo y ya nuestro corazón aprende que no estamos solos.” 

El cuarto punto se refiere a cómo en México los gobernantes están destruyendo la nación. Así también de cómo miran únicamente por el bienestar de los capitalistas y no por el bienestar del pueblo. Los políticos electorales se enriquecen y son apátridas que lo único que les interesa es obtener votos y continuar con esta misma política. Esta política no sirve porque no toma en cuenta al pueblo. 

El quinto punto lo dedican a explicar lo que quieren hacer junto “con personas y organizaciones mero de izquierda” que quieran resistirse contra la globalización neoliberal y por lograr que en el país haya justicia democracia y libertad. Para ello llaman a elaborar un “programa nacional de lucha. Aquí presentamos algunos fragmentos de este punto 

“…Lo que queremos es decirle a todos los que resisten y luchan con sus modos y en sus países, que no están solos, que nosotros los zapatistas, aunque somos muy pequeños, los apoyamos y vamos a ver el modo de ayudarlos en sus luchas y de hablar con ustedes para aprender, porque de por sí lo que hemos aprendido es a aprender.” 

“Y queremos decirles a los hermanos y hermanas de la Europa Social, o sea la que es digna y rebelde, que no están solos. Que nos alegran mucho sus grandes movimientos contra las guerras neoliberalistas. Que miramos con atención sus formas de organización y sus modos de luchar para que tal vez algo aprendemos.” 

“Y queremos decirles a los hermanos y hermanas de África, Asia y Oceanía que sabemos que también se están luchando y que queremos conocer más de sus ideas y sus prácticas.” 

A los pueblos de América Latina los zapatistas les dicen que: 

“Es para nosotros un orgullo ser una parte de ustedes, aunque sea pequeña. Que bien que nos acordamos cuando hace años también se iluminaba el continente y una luz se llamaba Che Guevara, como antes se llamó Bolívar, porque a veces los pueblos  agarran un nombre para decir que agarran una bandera.Y queremos decirle al pueblo de Cuba, que ya lleva muchos años resistiendo en su camino, que no está solo y que no estamos de acuerdo con el bloqueo que les hacen y que vamos a ver el modo de mandarles algo, aunque sea maíz, para su resistencia. Y queremos decirle al pueblo norteamericano, que nosotros no revolvemos y sabemos que una cosa son los malos gobiernos que tienen y que pasan a perjudicar a todo el mundo, y otra muy diferente los norteamericanos que luchan en su país y se solidarizan con las luchas de otros pueblos. Y queremos decirle a los hermanos y hermanas Mapuche, en Chile, que vemos y aprendemos de sus luchas. Y a los venezolanos que bien que miramos cómo defienden su soberanía o sea el derecho de su Nación a decidir para dónde va. Y a los hermanos y hermanas indígenas del Ecuador y Bolivia les decimos que nos están dando una buena lección de historia a toda Latinoamérica porque ahora sí que le están poniendo un alto a la globalización neoliberal. Y a los piqueteros y a los jóvenes de Argentina les queremos decir eso, que los queremos. Y a los que en Uruguay se quieren un mejor país que los admiramos. Y a los que están sin tierra en Brasil que los respetamos. Y a todos los jóvenes de Latinoamérica que está bueno lo que están haciendo y que nos da una gran esperanza. 

Y concluyen este punto dirigiéndose al mundo en los siguientes términos: 

“Y queremos decirle al mundo que lo queremos hacer grande, tan grande que quepan todos los mundos que resisten porque los quieren destruir los neoliberalistas y porque no se dejan así nomás sino que luchan por la humanidad.” 

Por último, en el punto sexto nos dicen cómo lo piensan hacer: seguir luchando por los pueblos indios de México, “pero ya no sólo por ellos ni sólo con ellos, sino por todos los explotados y desposeídos de México; Escuchar y hablar directamente con ellos y juntos construir un programa nacional de lucha realmente de izquierda, anticapitalista, antineoliberal, “o sea por la justicia, la democracia y la libertad para el pueblo de México; asimismo, tratar de construir o reconstruir otra forma de hacer política en el “espíritu de servir a los demás, sin intereses materiales, con sacrificio, con dedicación, con honestidad, que cumpla la palabra, que la única paga sea la satisfacción del deber cumplido”; y, también, levantar una lucha para demandar una nueva constitución “que reconozca los derechos y libertades del pueblo, y defienda al débil frente al poderoso. Al mismo tiempo anuncian su salida para visitar a aquellos que los inviten  con quienes establecerá una política de alianzas con quienes acepten las siguientes condiciones: “No hacer acuerdos arriba para imponer abajo... no levantar movimientos que sean después negociados a espaldas de quienes los hacen sino a construir DESDE ABAJO Y POR ABAJO una alternativa a la destrucción neoliberal, una alternativa de izquierda para México”. 

“El EZLN mantiene su compromiso de cese al fuego ofensivo y no hará ataque alguno contra fuerzas gubernamentales ni movimientos militares ofensivos.” 

“El EZLN mantiene todavía su compromiso de insistir en la vía de la lucha política con esta iniciativa pacífica que ahora hacemos. Por lo tanto, el EZLN seguirá en su pensamiento de no hacer ningún tipo de relación secreta con organizaciones político-militares nacionales o de otros países.” 

“Por lo tanto... 

En el mundo... 

1. Haremos más relaciones de respeto y apoyo mutuos con personas y organizaciones que resisten y luchan contra el neoliberalismo y por la humanidad. 

2. En la medida de nuestras posibilidades mandaremos apoyos materiales como alimentos y artesanías para los hermanos y hermanas que luchan en todo el mundo. 

3. Y a todos y todas que resisten en todo el mundo les decimos que hay que hacer otros encuentros intercontinentales, aunque sea otro uno. Pero que no sea de templete donde unos pocos hablan y todos los demás escuchan, sino que sin templete, puro plano y todos hablan, pero en orden porque si no pues pura bulla y no se entiende la palabra y con buena organización todos escuchan, y así apuntan en sus cuadernos las palabras de resistencia de otros para que luego cada quien lo platica a sus compañeros y compañeras en sus mundos. Entonces ahí luego les decimos como hacemos para ponernos de acuerdo. Bueno pues es así como pensamos hacer lo que queremos hacer en el mundo.” 

Ahora, los de arriba expresan sus temores por la digna rabia que en los de abajo despiertan. Y los militares, imprescindibles para la dominación, son entrenados para detener la furia de los explotados con sus ballonetas, pero no “para proteger a la sociedad”, como ellos dicen, del crimen organizado, coludidos más bien con él, reina el hampa, la inseguridad, la impunidad y el miedo. ¿hasta cuándo? 

Y, por último, ¿Qué papel deberá jugar la educación en la construcción del proceso que revierta esta situación absolutamente inaceptable? En este punto, dejamos en manos de los compañeros que hablarán después de nosotros el desafío que implica reflexionar sobre la educación en el proyecto zapatista. Por nuestra parte sólo nos resta gritar con todos ustedes, ¡viva la digna rabia, vivan las comunidades zapatistas!