La Libertad de los presos de San Salvador Atenco,

un paso en la lucha por la libertad

 

El 30 de junio de 2010, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la liberación de los 12 últimos presos de Atenco, a quienes se había impuesto condenas irracionales y absurdas. Igual que sucedió con el ataque del 3 y 4 de mayo, a través de una decisión de Estado, la burguesía mexicana decidió dejar de considerar como sus rehenes a los principales líderes del movimiento, junto con otras 9 personas a las que se mantenía en reclusión.

Como se recordará, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, organización alrededor de la cual se aglutinaron los habitantes de varios pueblos que tienen como cabecera San Salvador Atenco, echó atrás en 2001 el decreto emitido por el Gobierno Federal (a cuya cabeza se encontraba Vicente Fox) para instalar en sus tierras de cultivo, un aeropuerto con todos los proyectos que esto traía consigo.

De esta manera concluyó una larga y ardua etapa de denuncias, movilizaciones y múltiples acciones realizadas por La Otra Campaña, por el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y otros referentes integrados por intelectuales, académicos, ong´s, organizaciones de trabajadores, de estudiantes, y otros.

Es importante mencionar el antecedente de que en junio de 2005, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) dio a conocer la VI Declaración de la Selva Lacandona. En ella, tras hacer un detallado diagnóstico de la situación del país señalando que se vive en un sistema capitalista y que este es el causante del dolor, de la miseria, del despojo, de la explotación, convoca a adherirse a dicha proclamación y a conformar La Otra Campaña, un movimiento de abajo y a la izquierda, por otra forma de hacer política, de manera civil y pacífica en contra del sistema.

Al llamado acudieron decenas de organizaciones, colectivos, individu@s y luego de realizarse diversas reuniones en la selva chiapaneca, se conforma la Comisión Sexta del EZLN encabezada por el delegado zero (Sub comandante insurgente Marcos) la cual inicia a finales de ese año, un recorrido por todo el país.

El impacto de este movimiento hizo que en varias partes de la república por donde pasó la Comisión VI, se fueran agregando organizaciones estatales, locales, sectoriales e individuos (as). Al mismo tiempo, los discursos del delegado zero subieron de tono y de definición. A finales de abril de 2006 su recorrido comprende el Estado de México y el Distrito Federal, donde en la misma tónica de un movimiento que va dando perfil a su postura política y social, con planteamientos de denuncia y de organización en contra del sistema, sigue acumulando fuerzas.

La comisión VI a través del sub comandante planteó en un encuentro nacional de trabajadores de La Otra Campaña (29 de abril de 2006), la necesidad de ir por la apropiación de los medios de producción a través de derrocar al capitalismo, señalando que no era suficiente la lucha por salario, la lucha sindical, sino ir más allá.

Más tarde, en el marco de un mitin organizado en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco (lugar donde en 1968 el Estado mexicano a través del ejército masacró a cientos de estudiantes), la Comisión VI en voz del Sub comandante Insurgente Marcos informó, el 3 de mayo, que la policía había reprimido y apresado a un grupo de floristas de Texcoco y a dirigentes del FPDT –que desde un principio fue adherente y convocante de la VI Declaración y de La Otra Campaña-, y luego, atacó al pueblo de San Salvador Atenco.

Ese día, el 3 de mayo de 2006, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) acudió en apoyo a los floristas de Texcoco, ya que las autoridades les impedían vender en la vía pública. Ante Ignacio del Valle, Felipe Álvarez, entre otros dirigentes del FPDT y de varios floristas, el ayuntamiento del PRD hizo un supuesto compromiso (2 de mayo) de permitirles vender en la vía pública, lo que fue sólo una simulación pues al siguiente día, en colusión con el gobierno fascista y priísta del Estado de México y con el gobierno Federal panista, orquestó la represión resultando presos varios de los floristas y los dirigentes del FPDT.

En respuesta, ese mismo día el pueblo de Atenco boqueó la carretera Texcoco-lechería, una importante vía de desahogo para el transporte de mercancías y personas a varios puntos de la región e incluso del país, produciéndose enfrentamientos con la fuerza pública que fue prontamente enviada.

Las televisoras del gran capital (televisa, tvazteca, etc.), proyectaron imágenes de estos hechos, presentando a los pobladores como un puñado de desalmados delincuentes, gimoteando que urgía restablecer el orden. Lo que no divulgaron con la misma presteza es que un joven estudiante de secundaria, Javier Cortés habitante de Atenco que descubrió la presencia policíaca que intentaba pasar desapercibida, fue asesinado a sangre fría por la policía.

En el mitin de La Otra Campaña en Tlatelolco, integrantes del FPDT y el Delegado Zero hicieron un llamado a la solidaridad y a manifestarnos en contra de la represión. Respondimos a la convocatoria, entre otros, el sector de trabajadores de la Otra Campaña así como colectivos e individu@s adherentes, acudiendo al pueblo de San Salvador Atenco a expresar con nuestra presencia, la solidaridad.

Otras organizaciones, colectivos e individu@s también adherentes, decidieron que su manera de ser solidarios era marchar en ese mismo instante hacia la Secretaría de Gobernación.

El día 3 por la noche, luego de hacer una parada en la Universidad Autónoma de Chapingo, arribamos a Atenco y ocupamos nuestro lugar en las trincheras de defensa, como lo hicieron cientos de estudiantes, mujeres, hombres de la Otra Campaña, al lado de las y los compañeros del Frente de Pueblos.

Al amanecer, un operativo militar de contrainsurgencia en el que participaron más de 4 mil efectivos bien armados, incursionó en el poblado enfrentando a poco más de 300 personas que les hicimos frente. Fuimos testigos y víctimas del brutal ataque de la policía y el ejército en contra de mujeres, niños, hombres, pobladores de Atenco. Más de 200 presos y presas, todos ellos víctimas de la tortura, más de 30 mujeres fueron víctimas de violación durante el traslado.

Entre los integrantes del sector de trabajadores se encontraba Ollin Alexis Benhumea Hernández, estudiante de la facultad de economía y de ciencias de la UNAM, estudiante de danza y del idioma ruso, quien resultó herido por un cilindro de gas lacrimógeno que la policía disparó directo a su cabeza, resultando con fractura de cráneo expuesta.

El poblado se mantuvo en estado de sitio todo el día 4, golpeando, apresando, violando a cientos de compañeras y compañeros. Entró a las casas e impidió la entrada de la cruz roja u otro tipo de atención médica. Alexis tuvo acceso a un hospital casi 12 horas después de que fue herido. Duró en estado de coma poco más de un mes.

El primer año de la represión, pasó entre múltiples esfuerzos de denuncia y movilización que se realizaron como Otra Campaña. Se llamó a acciones a nivel nacional e internacional, determinándose una jornada por Atenco. Se decidió instalar a los pocos días, un plantón a las afueras donde se encontraba la mayoría de las y los presos. Los dirigentes principales del movimiento ya habían sido trasladados a un penal de “alta seguridad”, (Almoloya).

Conforme pasó el tiempo en el que como Otra Campaña se trataba de pasar del estupor y de perder el miedo para seguir adelante, fue que la lucha por la libertad de las y los presos, pasó a ser la actividad fundamental. Pronto fueron liberados una buena parte de las y los presos, y pasado poco más de un año, la mayoría estaba libre quedando los 12 que finalmente en julio salieron en libertad.

En junio de 2007, La Comisión Sexta convocó a La Otra Campaña a discutir sobre el problema de la represión. Ya entonces coexistían y se enfrentaban al interior diferentes tácticas y estrategias, privilegiando unas que lo único y principal era la lucha por sacar a los presos. La otra determinando que esta era una tarea principal, pero no el objetivo fundamental en el corto y mediano plazos, sino el de elaborar un plan nacional de lucha tal y como lo planteaba la VI Declaración de la Selva Lacandona.

De la misma manera, una parte de LOC decidió no marchar con el Frente de Pueblos viendo en sus alianzas la influencia de la socialdemocracia y el PRD, y dejó de participar en las acciones convocadas por el Frente de Pueblos y por los familiares de los presos. Otra parte consideramos que era necesario continuar la lucha por la libertad de los presos con los ejes planteados el 10 de junio de 2007 por el Sub comandante I. Marcos (Propuesta organizativa de la Comisión VI contra la represión), esto es, viendo el problema de la represión de Estado como un todo que incluía los asesinatos, la persecución, la tortura, el hostigamiento, las desapariciones, el exilio, la demanda de justicia y castigo a los culpables.

Como sector estuvimos en las iniciativas de impulsar y participar en los plantones por la libertad de los presos, como centros de organización, de agitación y propaganda, así como en el acompañamiento de presos y familiares. En almoloyita estuvimos en su instalación y en su sostenimiento. Y posteriormente al traslado de las y los presos a Molino de Flores, estuvimos en la instalación del plantón junto con otr@s comañer@s adherentes.

Cuando ya había salido la mayoría de l@s pres@s polític@s de Atenco, recluidos en Santiaguito y los que quedaban fueron trasladados al penal de Molino de Flores en Texcoco, se instaló aquí otro plantón, existiendo dos plantones de manera simultánea. Finalmente se quedó uno solo, el de Molino.

El nuevo plantón pidió ser reforzado, acudiendo a su llamado algunas organizaciones amplias, que más o menos duraron un año, financiadas con la solidaridad internacional de los adherentes y otros movimientos e individuos solidarios.

Este plantón se levantó el 29 de agosto de 2009, por decisión de un grupo de compañeros que no lo sometieron a consulta de los adherentes, lo hicieron antes de que los presos fueran liberados.

Quienes no estuvimos de acuerdo con esa medida, decidimos reinstalar el OTRO PLANTON y continuar las labores de organización y acompañamiento, construyéndolo de manera autónoma y autogestiva (se tenía un servicio de paquetería, se rentaba ropa a familiares de presos comunes que iban a  la visita, se vendían diversos artículos donados solidariamente, entre otros, e incorporando a los familiares de los presos, realizando actividades sin suplantar su voz).

En cada movilización en la Suprema Corte de Justicia de la Nación convocada por el Frente de Pueblos en defensa de la Tierra o por los familiares de Atenco, asistimos y convocamos. Nos mantuvimos presentes y trabajando hasta el final (cuando esperamos la salida de los presos a las afueras de Molino de Flores y Almoloya) como una parte de La Otra Campaña, en específico y conjuntamente el Sector de Trabajadores de La Otra Campaña, Región Centro, La Otra Cultura DF, La’j’k Hormiga, La Otra Huasteca-Totonacapan, adherentes en lo individual y más recientemente con el Municipio Autónomo de San Juan Copala. En las movilizaciones encontrábamos a más compañeros como el Frente de Pueblos del Anáhuac, el Comité por la Libertad de Víctor Herrera Govea, La Otra Salud, entre otros.

……………………………..

La represión en San Salvador Atenco más que un castigo o venganza contra un pueblo que en su lucha exitosa contra la instalación del aeropuerto entendió en toda su magnitud el significado de la solidaridad, fue un operativo militar planeado y concertado desde las altas esferas del Estado mexicano, para detener el avance de La Otra Campaña en la medida que iba significando un peligro para la estabilidad y el orden.

Fue clara la política del Estado al respecto pues mientras se daba un movimiento pos electoral que reclamaba claridad en el proceso argumentando que el candidato de la socialdemocracia (López Obrador) resultó triunfador, para lo cual instaló un gran plantón obstruyendo el tráfico en una de las avenidas más céntricas e importantes de la capital del país, a este movimiento jamás se le amenazó o reprimió de alguna forma, mientras que a las actividades que realizaba La Otra Campaña, fueron al contrario reprimidas.

Nuestra política no solamente fue demandar la libertad de los presos, exigir castigo y justicia, exigir el cese al hostigamiento, a la persecución, la desaparición de las órdenes de aprehensión, no al exilio, sino al mismo tiempo plantear que para alcanzar plenamente esos objetivos, necesitamos organizarnos para acabar con el sistema capitalista neoliberal que nos oprime, margina, desprecia y explota, que para ello se requiere destrozar el aparato de Estado, apropiarnos de los medios de producción para su socialización e instaurar el poder de la clase obrera, trabajadora y del pueblo oprimido y explotado de la ciudad, el campo y el mar.

Muchas cosas pasaron en el transcurso en que los presos políticos de Atenco se encontraban secuestrados por el Estado capitalista en México, se ha intensificado la represión en todo el país, como prueba quedan las constantes agresiones a las comunidades zapatistas y a La Otra Campaña que no han cesado, la violencia contra la clase obrera, el caso de Pasta de Conchos, Cananea, los electricistas del SME, movimientos que también hemos apoyado desde las bases.

Durante este tiempo trabajamos para elaborar una propuesta de Programa Nacional de Lucha del Sector Nacional Obrero y de Trabajadores de la Ciudad, el Campo y el Mar de la Otra Campaña, una propuesta a ser analizada y discutida en primera instancia, al interior de La Otra Campaña..

Adelante queda el reto de la construcción de la organización que permita a la clase obrera y trabajadora librar una lucha fundamental por un proyecto diametralmente opuesto al que enarbola la clase en el poder.

Entre esas fuerzas que luchan contra los efectos del sistema, está el FPDT, campesinos, trabajadores del campo, que hicieron de la dignidad su principal arma de lucha, pero que al igual que otras fuerzas, está en el trance de reconocer sus limitaciones y su papel en la lucha por la liberación de la clase obrera y trabajadora, hacia un mundo sin explotadores ni explotados.

 

¡¡¡Viva Atenco!!!

¡¡¡ Viva EZLN!!!

¡¡¡Viva La Otra Campaña!!!

¡¡¡Váyanse o los Sacamos!!!

¡¡¡Libertad, Democracia y Justicia para tod@s!!!