El 68 desde abajo y a la izquierda

Por: J. Jesús Maria Serna Moreno,

UNAM  Centro de Investigaciones sobra América Latina y el Caribe  - UNAM

 

Entre muchas otras, hay dos maneras de ver al 68 a las que me quisiera referir en esta ocasión. Estas formas de abordar a este movimiento popular-estudiantil, por lo general, aparecen separadas y como contrapuestas. Una de ellas, destaca la matanza principalmente la del 2 de octubre y otra, pone el acento en el desarrollo cotidiano del movimiento como una gran fiesta llena de vida y resalta el intrínseco aprendizaje colectivo que hubo en ella.

Por otra parte, han pasado muchos años y uno sigue preguntándose cuál fue la enseñanza del 68. Cuál es la herencia que nos dejó. Por supuesto, que cada año, por ahí de octubre escuchamos o leemos en entrevistas en la radio o por la prensa; en editoriales, en conferencias, mesas redondas, etcétera, diversas opiniones al respecto.

Sin embargo, pocas veces se nos escucha a los que vivimos la experiencia desde abajo. Uno lee, por ejemplo, el memorial del 68 (uno de los libros más recientes sobre el tema) y están ahí los líderes, consecuentes algunos, inconsecuentes otros; cada cual con su propia versión y, sin embargo, casi siempre, salvo algunas excepciones (siempre hay excepciones), el movimiento es visto desde arriba. Desde la mirada de los dirigentes. Los más inteligentes, los estrategas, se dice. Y está bien que esta parte cupular del movimiento se manifieste. Pero, como nadie puede arrogarse la propiedad privada del recuerdo, el análisis, la opinión, el sentimiento, siempre harán falta otras miradas de los cientos de miles que participamos en ese entonces y ninguna de ellas puede adjudicarse toda la verdad al respecto. Mucho menos lo podría hacer una persona como el que esto escribe.

Se trata, entonces, de dos maneras de abordar el análisis y un desde en donde colocarse. Yo intentaré lanzar la mirada desde abajo y a la izquierda. Como ya dije, sin pretender que sea la única, ni, mucho menos, la mejor para abordarlo; sino una más, que pongo, por supuesto, a la consideración de ustedes. Para ello habría que ubicar la mirada desde el ras del suelo desde las asambleas, desde las brigadas, desde los mítines relámpago, desde la elaboración de las pintas en la pared, desde las brigadas que se encargaban de la repartición de volantes, desde donde se llevaban a cabo las tareas de las comisiones, desde las pláticas en los pasillos, las discusiones incesantes y omnipresentes; desde el actuar, pues, de ese monstruo colectivo, sujeto de mil cabezas, nunca asido totalmente, siempre parcialmente apreciado. Hablar, pues, desde el nosotros del 68, como diría Carlos Lenkersdorf.

Precisamente, Carlos Lenkersdorf, suele referirse a una anécdota que le ocurrió cuando llegó con los tojolabales y uno de ellos le pidió que les hiciera un examen. Nunca habían tenido uno y querían saber cómo eran los exámenes en las escuelas... “pensé rápidamente en un problema, nos dice don Carlitos. Al escuchar el problema y la tarea para resolverlo, entonces comenzó lo que me enseñaron a mí, lo que aprendí de ellos, no sólo su lengua, sino su cultura. Apenas escucharon el problema todos se levantaron sin ponerse de acuerdo, espontáneamente, y se fueron al último lugar, al último rincón del saloncito, que era un techo con postas. Y todos participaron activamente para dar su aportación. Y así tenían hablando por un tiempo. Después regresaron y me dijeron: ‘hermano Carlos aquí está la solución del problema. Todos lo entendemos y todos lo resolvimos”. Ya no recuerdo el problema, pero me acuerdo, y nunca lo olvidaré, cómo ellos lo resolvieron, cómo enfocan un problema, un examen. Le expliqué cómo son los exámenes en las universidades, en las escuelas de primaria, secundaria, etc. ‘…Pero’, me dijeron otra vez, ‘hermano Carlos tú conoces nuestras comunidades, si tenemos un problema, ¿qué hacemos? Nos juntamos todos y no es que cada uno vaya a su casa para individualmente encontrar la solución, ¡no! Todos juntos, porque dinos tú … ¿Quién piensa mejor, ¿una cabeza o 25? …En cada cabeza tenemos dos ojos, ¿cuáles ven con más claridad …dos ojos o 50?’” Este es el pueblo que le enseñó lo que significa para ellos el “nosotros” a Carlos Lenkersdorf.

Para mí, el nosotros del 68 eran esos cientos de miles que podían ver mejor que unos cuantos: sus líderes. Todo eso que he vuelto a ver reproducirse en pequeño en cada una de las huelgas en las que he participado, sean huelgas estudiantiles o huelgas sindicales.

Las huelgas, decía Lenin, son escuelas de socialismo. En ellas, se rompe con el orden cotidiano; con las jerarquías de la estructura de poder que nos envuelve. Todo se pone en cuestión. Todo se discute y, además, todo se decide colectivamente. Las relaciones entre los integrantes de esas grandes colectividades estudiantiles o de trabajadores se hacen más frecuentes y más intensas; el espíritu creativo se agudiza, se ve estimulado y las respuestas más ingeniosas a los problemas más complejos se ponen a prueba; las cualidades que se vuelven más apreciadas son las de la solidaridad, la fraternidad, el desprendimiento, la honestidad; en síntesis, la aspiración a un orden diferente, un mundo más justo, menos desigual, más libre, más humano.

Son momentos poéticos en el más profundo sentido de la palabra. Y esa poiesis lo permea todo. Muchos mitos se vienen abajo: por ejemplo: aquello de que los hombres son más valientes o más fuertes o están mejor preparados que las mujeres para las tareas más difíciles o los trabajos más pesados.

La forma de organización que aparece espontáneamente no es, en realidad, sino la forma que el colectivo escoge para evitar que sean los individuos o los pequeños grupitos de sabiondos los que se trepen en el poder y decidan por los demás. Desde un principio se busca un control efectivo desde abajo, desde las bases, como se dice en la jerga estudiantil y sindical. La propuesta que surge desde abajo es la de una democracia radical, directa transparente, abierta a los ojos de todo el mundo. A la izquierda radical que ha sostenido este concepto de democracia se le ha achacado su intolerancia y se le ha considerado poco democrática por parte de los que se conforman con las “escualideces” de la democracia representativa, institucionalizada, legalizada. De esta manera, por ejemplo, si ya legalmente se declaró a Felipe Calderón Presidente, la supuesta minoría debe ser democrática aceptando su derrota legal e institucional. Así, en un libro de reciente aparición escrito por Gilberto Guevara Niebla uno de los detractores más furibundos del movimiento estudiantil de 1999-2000, se sostiene que la izquierda marxista no estaba por la democracia. Un marxista dogmático como lo fue Guevara Niebla, con la caída del muro de Berlín y con su acomodamiento como funcionario de gobierno en administraciones pasadas se fue al otro extremo y olvidó que había marxismos contrarios a la ortodoxia que él en aquellos tiempos sustentaba y que en muchos sentidos ya en ese tiempo era hegemónico entre amplias capas del estudiantado que leían a Marx, a Lenin, a Mao, a Trotsky al Che, a Revueltas y muchos otros representantes del marxismo. Y, sin embargo, la demanda fundamental en la que coincidíamos todos era la de la lucha por las libertades democráticas para México. El movimiento del 68 fue un movimiento democrático por excelencia. Las formas de participación masiva llevaban consigo la formación democrática no sólo a la hora de votar algo en asamblea o en un comité o en alguna comisión, sino que toda la vida cotidiana dentro del movimiento se encontraba inmersa en diversas formas, a cual más creativa, de participación democrática. Y ahí donde no ocurría así, las críticas llovían por parte de quienes eran excluidos o discriminados. Así las mujeres, volviendo al ejemplo del machismo, en cuanto se veían desplazadas, protestaban, aprendieron a no quedarse calladas porque las cosas funcionaran de determinada manera en la “normalidad” del sistema. Así es como surgieron corrientes feministas críticas dentro de las posiciones de izquierda que continuaban manteniendo las posturas machistas.

En fin, habría mucho que decir en relación a la forma en que se autoorganizó el movimiento y no sería exagerado decir que fue esto lo que se trató de acallar en forma brutal con todo el peso de la violencia despiadada del Estado. El que la masa estudiantil exigiera diálogo público y no arreglos en lo oscurito, como intentaron en varias ocasiones incluso algunos de los funcionarios del Estado supuestamente más progresistas.  Y, desde luego, algunos de los líderes que encabezaban el movimiento. Esto, y el hecho de que la lucha estudiantil pudiera repercutir en los sectores populares, sobre todo en los trabajadores del país, fue lo que se trató de eliminar a través de la represión más brutal.

Por cierto que durante el movimiento del 68 se impidió en todo momento que los representantes fueran plenipotenciarios. Todos ellos estaban sujetos a la vigilancia desde abajo y su representación, que no mandato, era revocable en cualquier momento. De ahí las críticas feroces de la reacción, principalmente desde los medios masivos al “asambleismo”, al “sovietismo” de los consejos (lo cual, entre las corrientes estudiantiles ha marcado diversas tendencias: anarquismo, consejismo, autogestión, etcétera, todos ellos a discusión teórica y a la prueba de la práctica crítica).

Al interior de la UNAM, la herencia, en este sentido, del 68, fue una cauda de experiencias que transformaron en la práctica la estructura autoritaria y antidemocrática de nuestra casa de estudios, a través de autogobiernos como el de Arquitectura y posteriormente el del CCH Oriente, cogobiernos como el de Economía y Medicina, comités de lucha como en Políticas y Filosofía, o experiencias en donde el órgano máximo de decisión siguió siendo por un tiempo la asamblea general como ocurrió en la facultad de Ciencias.

Esto ocurrió también en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), escuela que vivió muy de cerca y de manera muy protagónica el movimiento del 68, se vieron modificadas esas estructuras y el proceso de democratización caló hondo y llevó incluso a ciertos actos que muchos consideraron como excesos debido a su radicalización. Del Museo de Antropología donde se encontraba ubicada en ese entonces la ENAH, salían las marchas. Era el lugar de reunión y ahí se armaban las pancartas, se pintaban muchas mantas, etcétera, etcétera. Por cierto que la ENAH tuvo una participación muy importante, su comité de lucha fue uno de los más combativos y democráticos y no siempre se le ha mencionado cuando se habla del movimiento estudiantil del 68.

A consecuencia de todo ello, en muchas escuelas, las autoridades eran elegidas democráticamente y se conservaron las asambleas por carrera, las Academias, la Asamblea General, el Consejo Académico y varios órganos que buscaban el funcionamiento democrático de muchas escuelas. Algo de ello aún continúa existiendo, aunque habría que decir, que, en general, ha sido muy difícil mantener estas estructuras democráticas, cuando se vuelve a la cotidianidad en que tienden a prevalecer las tendencias originadas desde los órganos de poder de la estructura antidemocrática del Estado. Las presiones económicas por la restricción de los recursos, y la cooptación, la burocratización, la corrupción, etcétera, tienden a prevalecer con el tiempo y renacen con fuerza en cuanto se vuelve a la “normalidad”.

            De esta manera, en cada nuevo movimiento, la memoria colectiva recurre al pasado para aprender de él. En ese sentido, el movimiento del 68 sigue siendo la fuente de inspiración más rica y prolija en esperiencias. Zacatenco, El “Casco” de Santo Tomás, la Normal Superior, Chapingo e incluso escuelas privadas como la Universidad Iberoamericana, vivieron procesos de democratización interna y tuvieron momentos gloriosos de participación masiva y democrática de alumnos, maestros y hasta algunas autoridades. De estas últimas, todo mundo se ha referido al caso del Rector universitario Javier Barros Sierra, pero hubo otros casos también muy meritorios, pero menos conocidos, tanto en la UNAM como en otros centros educativos.

Habría que decir también, que el movimiento del 68 no surgió de la nada. Tuvo sus antecedentes de los cuales se ha hablado mucho: el movimiento ferrocarrilero, el del magisterio nacional, el de los médicos, el del Politécnico y algunas universidades de provincia como la de Puebla o la de Michoacán. Sin embargo, muy poco se ha mencionado al movimiento del 66 en la UNAM; y, por lo general, cuando se le ha tratado se le ha desvirtuado o se le ha comprendido muy poco en sus aspectos trascendentales, ya que casi siempre se le relaciona con la caída del rector de “izquierda” Ignacio Chavez por la acción de los priistas de la facultad de Derecho, cosa que fue cierta, pero, ni con mucho lo más importante. No se menciona, por ejemplo, la estructura autoritaria que impuso durante su mandato el Rector Chávez: en ese entonces, en las escuelas. había prefectos, mandaban las Federaciones Universitarias de Sociedades de Alumnos (FUSAS), existían muchos grupos porriles como el Movimiento Unificador de Renovadora orientación (MURO) y el grupo anticomunista (GUIA), se castigaba la participación política. Y todo eso se puso en cuestión con el movimiento del 66 que abarcó a toda la UNAM; además, se logró que a los preparatorianos (que en esa generación se les había aumentado un año más a los estudios a nivel preparatoria, pues se pasó del Plan de dos al Plan de tres años), no se les hiciera examen de admisión (después de que la UNAM ya los había aprobado). Esto del llamado “pase automático” de la prepa o el bachillerato del CCH a la UNAM ha sido una de las cuestiones, a mi juicio, más mal comprendidas entre las demandas estudiantiles.

El recuerdo de ese movimiento ha renacido en cada nuevo movimiento de la UNAM. Así, ha llevado a generar la lucha contra los rechazados, proceso de no admisión a la UNAM que ahora mismo continúa por medio de los filtros más feroces que han existido, representado actualmente, por el examen de admisión único organizado por el CENEVAL.

            Pero, volviendo al segundo aspecto, al que nos habíamos referido en el principio de esta charla, habría que decir, que la matanza, es decir la represión violenta y masiva del Estado, es algo por supuesto a todas luces reprobable y que no se debe olvidar. De ahí la consigna de que “dos de octubre no se olvida”, porque ello significa actualmente no olvidar la lucha contra la impunidad. Es decir, seguir exigiendo que se haga justicia y se castigue a los responsables que aún se encuentran vivos, sobre todo en el caso de Luis Echeverría. Esta exigencia, sigue siendo una demanda justa y apoyable. Esto es lo que quieren borrar aquellos que critican el que se ponga mucho el acento en la matanza de estudiantes, en los muertos. “Necrofilia”, dicen algunos, “martirologio”, dicen otros; también se argumenta que hablar de la enorme cantidad de caídos genera miedo a participar e inhibe la lucha, porque se deja de lado lo más rico en enseñanzas del movimiento que fue la primavera que se vivió durante meses, la fiesta de la participación, la creatividad masiva en las calles, en las ecuelas, en las aulas. A nosotros nos parece que se deben de ver las dos caras de la moneda, sin caer en pesimismos inmovilizadores, ni en optimismos irreales. Por último, no hay que olvidar que en la época de los sesenta lo que imperaba casi a nivel mundial era la convicción de que habría que exigir lo imposible. La consigna durante mayo en París era la de “seamos realistas, exijamos lo imposible”, es decir la dimensión utópica en lo que tiene de impulso en la quiebra de la tensión entre lo real y lo posible. Eso que ha estado presente en los movimientos no sólo estudiantiles, sino en todos los movimientos culturales, políticos y sociales. No podemos perder esta perspectiva utopista del 68; no en su sentido de falta de visión científica, como lo señaló con justeza, en su crítica al socialismo utópico, Carlos Marx; sino en lo que tiene la utopía de movilizadora, de esperanzadora, de proyección hacia el futuro.